Cómo hacer tu Declaración de Impuestos por Sueldos y Salarios

Déjame explicarte el paso a paso de tu Declaración de Impuestos ante el SAT.

Como empleados de la Industria Manufacturera, somos considerados ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como Personas Físicas asalariadas. Por lo tanto, el tipo de declaración que nos corresponde es por Sueldos y Salarios, que se solicita de manera anual, durante el mes de abril.

De acuerdo con el SAT, como ciudadanos tenemos obligaciones fiscales que debemos cumplir para mantenernos al margen, de acuerdo a la Ley del ISR (que si tienes muchas ganas de leer, te la dejo aquí), que son las siguientes:

1. Inscribirnos al RFC (Registro Federal de Contribuyentes).

Ya sea que lo haga nuestro Patrón (la empresa donde laboremos) o lo hagas tú misma(o) en cualquiera de las oficinas del SAT o por internet. Puedes consultar los requisitos en esta página.

2. Mantener actualizada nuestra información ante el RFC.

Debemos actualizar nuestra información en el SAT en los siguientes casos:

  • Si nos cambiamos de domicilio.
  • Si aumentamos o disminuimos las obligaciones fiscales, es decir, cuando cambiamos de actividad económica o modifiquemos una obligación fiscal, como las declaraciones anuales.
  • Cuando interrumpimos las actividades económicas, o sea, si no tenemos un empleo.
  • Cuando reanudemos las actividades económicas, es decir, que ya tenemos un nuevo empleo.

3. Y la temida Declaración de Impuestos.

Estamos obligados a presentar Declaración de impuestos:

  • Si tuvimos ingresos mayores a los $400,000.00 MX al año.
  • Si trabajamos para dos o más patrones en el mismo año, aún si los ingresos fueron menores a $400,000.00 MX.
  • Si solicitamos a la empresa que no presente nuestra Declaración anual en nuestro lugar para hacerla nosotros mismos.
  • Si nos quedamos sin empleo antes del 31 de diciembre del año de que se trate.
  • Si prestamos servicios por salarios a personas que no generen retención como embajadas u organismos internacionales.
  • Si obtuvimos otros ingresos acumulables, como honorarios, arrendamientos o actividades empresariales, además de nuestro salario.
  • Si percibimos ingresos por concepto de jubilación, pensión, liquidación, u otras indemnizaciones laborales.

Los casos donde se exenta la declaración de impuestos son:

  • Si obtuvimos ingresos únicamente por salarios y con un mismo Patrón, aún si rebasamos los $400,000.00 MX al año, siempre y cuando nos hayan emitido el CFDI de nómina por la totalidad de los ingresos y no nos resulte impuesto a cargo (es decir, que nosotros tengamos que pagar) en la declaración anual.
  • Si se obtuvieron ingresos por salarios y también por intereses nominales que no excedan los $20,000.00 MX de Instituciones que componen el Sistema Financiero (Bancos, Casas de bolsa, Sociedades de Inversión, etcétera).

Si te identificas con cualquiera de los casos de obligación o exención de Declaración anual de Impuestos de acuerdo con los puntos anteriores, entonces ya sabes lo que puedes hacer.

Aunque seas un caso exento, considera realizar tu Declaración de Impuestos.

Te hago esta recomendación, ya que existen actividades de tu cotidianidad o ejercicios especiales que realices en tu vida, que son deducibles de impuestos.

Las deducciones personales son aquellos gastos que tienes derecho a disminuir de tus ingresos acumulables en la Declaración de Impuesto anual.

Así que, solicita a tu empresa que no realicen la Declaración de Impuestos por ti. Acércate con el departamento adecuado para ello. Ya que, con ayuda de tus deducciones personales, puedes obtener un saldo a tu favor que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) podrá regresarte de manera íntegra a tu cuenta de banco personal.

Recibir un porcentaje de tus impuestos una vez al año, es una pequeña ayuda a tu economía, de poder contar con dinero que dabas por perdido, y cuyo provecho puedes sacar en cosas de tu interés.

Mi recomendación siempre será que lo uses sabiamente. Como pagar alguno de tus gastos fijos de tu presupuesto mensual, o meterlo a tu cuenta de inversión para tu fondo de emergencias.


Te invito a leer “3 Fintech para meter tu ahorro y generar ingresos”.


Da click aquí para leer “Método Kakebo, método japonés de ahorro personal”.


Por lo tanto, todo lo que puedes deducir de impuestos son:

1. Los gastos médicos menores y/o mayores.

Desde las citas con tu dentista hasta los gastos generados por hospitalización, junto con el medicamento incluido en estas facturas.

A cualquier consultorio médico al que acudas de Médico con especialidad, dígase dentista, nutriólogo, psicólogo, o Médico general, por el que pagues sus honorarios médicos en una consulta. Todos los estudios médicos que te realices y/o tus compras por lentes ópticos graduados.

Cualquiera que sea tu gasto médico, te aconsejo el siguiente tip: siempre paga con tarjeta (crédito o débito) o transferencia electrónica y solicita tu factura.

NOTA: los medicamentos comprados en las farmacias no son deducibles de impuestos.

1.1 Las primas de seguros médicos.

Las primas de seguros médicos también son deducibles de impuestos. Ya sean por servicios médicos complementarios o independientes de las Instituciones de Salud públicas de seguridad social existentes (IMSS o ISSSTE).

Esto quiere decir, las pólizas de gastos médicos por los que estés pagando, cuyos titulares sean tú y tu cónyuge/concubina(o), y familiares directos como padres e hijos.

2. Gastos de colegiaturas en Instituciones educativas de carácter privado.

Desde nivel preescolar hasta bachillerato o carrera de nivel medio superior.

Al igual que en los gastos médicos, te aconsejo que para este tipo de gasto también solicites tus facturas, además de tus comprobantes de pago, ya sea que pagues con tus tarjetas, transfieras dinero de manera electrónica o realices el pago en efectivo.

NOTA: Se excluyen de los gastos escolares el servicio de transporte escolar, al menos que sea obligatorio de la Institución educativa, y que hayas realizado el pago con tarjetas o transferencia bancaria.

3. Gastos funerarios.

Cualquier gasto funerario de un familiar cercano, como cónyuge o concubina(o), padres, abuelos, hijos y nietos.

Recomendación: solicitar la factura del pago por los gastos funerarios, sin importar si tu pago fue en efectivo o con tarjeta.

4. Intereses por créditos hipotecarios.

Sin importar el tipo de crédito por el que compraste tu casa (INFONAVIT, FOVISSSTE o Banca Privada), siempre y cuando el valor de la casa no exceda 750,000 Unidades de Inversión (UDIs).

5. Donativo a Instituciones.

Siempre y cuando sean Instituciones autorizadas para recibir donativos (puedes consultar la lista aquí). Además, los donativos no deberán de exceder el 7% de los ingresos acumulables que se registraron como base para el cálculo del Impuesto Sobre la Renta del año anterior.

6. Aportaciones voluntarias complementarias a tu AFORE.

Tal como te expliqué en el artículo 5 Razones para hacer aportaciones voluntarias a tu AFORE (si no lo has leído, puedes hacerlo dando click aquí), meter ahorro a tu subcuenta para el retiro es deducible para tu Declaración de Impuestos anual.

NOTA: Verifica que la Institución donde tengas tu AFORE tenga bien tus datos (RFC, CURP, correo electrónico) y que direccionen correctamente tus aportaciones voluntarias a tu retiro.

7. El pago por impuestos locales sobre nóminas.

Este impuesto aplica para las Personas Físicas o morales que tienen actividades empresariales, donde tienen que pagar una “cuota” tributaria por remuneración de salarios.

Esto quiere decir, que si una persona física o moral que está domiciliada en un estado diferente del territorio nacional al que estén prestando servicios, se le retendrá este impuesto significativo. Cada estado de la república tiene su propio porcentaje de cobro para el Impuesto sobre nómina.

Para que los pagos de impuestos locales por salarios sean deducibles de impuestos, la tasa no debe de exceder el 5%.


Ya que conocemos todo lo que debemos cumplir y lo que podemos deducir durante un año…

Ahora sí podemos realizar nuestra Declaración de Impuestos anual por Sueldos y Salarios. Deberás tener listos tu RFC y tu contraseña. En caso de que no tengas tu contraseña, puedes generarla solicitando una cita al SAT, ingresando a SAT ID online o descargando su app para Android o IOS.

Entra al portal.

Ahora, es momento de ingresar al portal a https://www.sat.gob.mx/home para iniciar tu Declaración anual.

 Da click en “Declaraciones” y selecciona la opción de Declaración del año anterior al que te encuentres.

Ingresa tu RFC, tu contraseña y escribe el captcha que te solicitan. Da click a “Enviar”.

Nota: Aquí podemos ver que hay un recuadro solicitando la e.firma portable. Este dato no es obligatorio para el ingreso a tu sesión y sin ella, puedas realizar la Declaración de Impuestos. Sin embargo, si requieres realizar algún tipo de modificación en la información presentada, es probable que el SAT te solicite el ingreso de tu e.firma para autentificar la operación, cuando vayas a enviar el formulario

Por ejemplo, cuando yo quise modificar la CLABE interbancaria registrada por una nueva, el sistema me pidió mi e.firma para reconocer este cambio.

Una vez que hayas ingresado, el portal te llevará a esta sección, donde deberás seleccionar la opción “Presentar declaración”.

El sistema te mostrará una selección de “Ingresos a declarar”, de acuerdo con la información recopilada del año pasado, dependiendo de tu tipo de ingresos. En este caso, como la Declaración a realizar es por sueldos y salarios, será la sección que el SAT tendrá preseleccionada de forma automática.

Además, si te encuentras pagando un crédito hipotecario, recibes dinero a través de tu arrendamiento, o recibes ingresos a través de tus inversiones, el SAT también preseleccionará estas casillas en el portal. Sólo verifica que las seleccionadas sean las correctas.

Después, selecciona tu respuesta a la pregunta de si obtuviste ingresos y pagaste impuestos en el extranjero. Y da click a “Siguiente”.

Aquí empieza el formato de la Declaración de Impuestos.

Ahora, el portal te mostrará tu información recopilada del año anterior en tres categorías: los ingresos, las deducciones personales y la determinación. Siempre es recomendable iniciar a revisar la información de estas categorías de izquierda a derecha. Así que, da click a “Ingresos” y después a “Sueldos, salarios y asimilados”.

La Declaración de los Ingresos.

En la categoría de ingresos, el portal te mostrará el Ingreso anual total obtenido en el año del ejercicio fiscal de la declaración que estás realizando (los ingresos exentos + los ingresos acumulables). Además, desglosa el total de Impuesto retenido en ese mismo año.

Sobre esta misma categoría de “Ingresos”, aparece la pestaña de “Intereses”. Esta subcategoría se refiere a los intereses generados de tus inversiones en cualquier Institución financiera que sea parte del Sistema Financiero, llámense casas de bolsa, Sociedades de Inversión, bancos, etcétera.

En la tablita que el portal presenta, se desglosa la información de las facturas emitidas por las Instituciones donde tengas tus inversiones. Por lo tanto, presenta los montos de los intereses nominales y reales, las pérdidas y el ISR retenido por cada una.

Al final de esta información, en el formulario de la declaración de impuestos aparecen dos preguntas que deberás contestar, de acuerdo con tu situación real: si obtuviste ingresos provenientes del Sistema no financiero (o sea, de otras instituciones que no son parte del Sistema Financiero reconocido por la CNBV) y si obtuviste ingresos obtenidos de retiros parciales por el Seguro de separación individualizado. Las opciones de respuestas son sólo SÍ o NO.

NOTA: Te recomiendo que por cada categoría finalizada, guardes los cambios. Hasta el final del formulario está la opción de “Guardar” disponible.

La Declaración de las Deducciones personales.

Ahora que has terminado de contestar la categoría de “Ingresos”, es momento de pasar a la siguiente, que te mostrará todas tu Deducciones personales registradas durante el año anterior.

¿Recuerdas que hace unos párrafos atrás te hice la recomendación de que pagues con tarjeta de crédito o débito y que solicites facturas? Bueno, esa recomendación está basada en que en este apartado del formulario de la declaración aparecerán todas esas facturas, clasificada en el tipo de deducción que le corresponde.

Todo lo que hayas facturado de los gastos que son deducibles de impuestos, se sumarán en el total y aparecerán en los recuadros de arriba: “Monto total deducible” y “Monto total por deducir”. Por lo general, aparece la misma cantidad en ambos recuadros.

Puedes verificar que la información sea correcta, dando click a cada uno de lo íconos mostrados. Cuando tienes deducciones, debajo de cada ícono aparecerá un número en los óvalos grises, que significan las facturas registradas de cada una.

La Determinación de tu Declaración de Impuestos.

Por último, da click en la categoría de “Determinación”, donde podrás saber si el ISR salió a tu favor o si le debes impuestos a Hacienda, dependiendo de las cantidades desglosadas en los Ingresos acumulables, las deducciones personales y la base gravable.

La parte que da pánico leer sería “ISR a deber” debajo de “ISR retenido”. A la gran mayoría de los contribuyentes, su saldo de ISR es a favor, así que descuida.

En caso de que te salga saldo a deber, el SAT te da la opción de desglosar tus pagos en mensualidades (ya me tocó pagarles, y lo realicé en un periodo de 3 meses).

Por el contrario, si tienes saldo a tu favor, tienes las opciones de elegir qué quieres hacer con ese saldo a favor: devolución o compensación.

A la gran mayoría nos gusta la idea de elegir la opción de “Devolución”. La opción de “Compensación” puede ser utilizada en caso de que el contribuyente tenga deuda generada de algún otro impuesto como el IVA.

Para fines prácticos de esta guía, te recomiendo que decidas por la opción de “Devolución”. Una vez elegida, el formulario te pedirá que proporciones tu CLABE Interbancaria y al terminar de escribirla, el portal de manera automática localizará el banco al que pertenece la misma. Verifica que hayas escrito la correcta.

Por último, sólo debes de contestar en la subcategoría de “Determinación de Impuesto” las preguntas con opción “SÍ” o “NO”, donde deberás especificar si tienes algo más por declarar que deba ser considerado.

Con esto se acaba tu formulario de la Declaración de Impuestos. Te recuerdo la importancia de guardar los cambios hechos, y una vez guardados, seleccionar “Enviar”.

El portal te mostrará un documento oficial llamado “Acuse”, así que de preferencia descárgalo y guárdalo para cualquier aclaración y duda.

¿Qué te pareció esta información?

Espero que esta guía para realizar tu Declaración anual haya sido de mucha utilidad para ti.

Déjame en los comentarios si pudiste realizarla sin complicaciones, o si te quedaste con alguna duda que necesites aclarar.

    Dejar una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Suscríbete a El Rincón de las Cosas

    y obtén la Mini Guía del Método Kakebo totalmente ¡GRATIS!


    Respetamos tu privacidad