Cómo realizar el presupuesto para tu meta

Aprende a realizar el presupuesto para cada una de tus metas.

Como seres humanos, es natural tener sueños y anhelos, pues son como un motor de vida que nos da motivación para nuestro día a día. Nuestros deseos justifican nuestras ganas de salir adelante, de ser perseverantes, de luchar.

Pero, ¿qué pasa cuando no les ponemos fecha y presupuesto y sólo lo dejamos como deseos que viajan por nuestros pensamientos? Eventualmente, nos sentimos frustrados, agobiados, y hasta amargados por la vida por no poder cumplir lo que queremos lograr.

Es por eso, que sea cual sea tu sueño, no lo dejes sólo como uno, sino conviértelo en una meta real que vas a cumplir. Una meta requiere dos cosas importantes:

1. La fecha en que vas a lograrlo,

2. El presupuesto monetario que debas destinarle.

¿En qué consisten cada uno? Aquí te los explico.

La fecha que definirás para tu meta

Photo by Leonid Yastremskiv

Ya sea que lo que quieres lograr sea un viaje al extranjero o una nueva matrícula, lo primero que debes decidir es cuándo quieres lograrlo. Para que una meta tenga sentido, debes ponerle fecha, porque de no hacerlo, la postergarás una y otra vez y no vas a realizarla.

Piensa en aquellas cosas que quieres lograr, ¿cuándo te gustaría alcanzar a hacer realidad lo que quieres? De acuerdo con la naturaleza de tu meta, es el tiempo que deberás dejar como margen para que durante el intermedio, trabajes para obtener el recurso monetario que requieres para lograrlo (el presupuesto).

No a todas tus metas vas a asignarles el mismo tiempo para cumplirlas. Depende su valor y el tiempo en que tardarías tú en juntar el monto monetario para que decidas las fechas para cada una. Por ejemplo, si una de tus metas es un automóvil, a lo mejor te pones como meta un año para ahorrar y/o invertir para alcanzar el dinero que quieres lograr y comprártelo.

También, otro ejemplo puede ser el de una casa. Una casa requiere más tiempo para juntar el dinero necesario para el enganche y las mensualidades (no la totalidad de ellas, sino las primeras para que puedas seguir administrando tu dinero y no te perjudique). Entonces, de acuerdo con los precios promedios de las viviendas en tu localidad, puedes establecerte como meta que en un lapso de 2 ó 3 años de ahorro y/o inversiones, vas a juntar cierta cantidad para pagar el enganche de tu casa nueva 😉.

El presupuesto que destinarás a tu meta

Photo by Damir Khabirov

El presupuesto para tu meta es el recurso financiero que destinarás para pagarla.

La fecha que estableces para lograr tu meta va de la mano con el presupuesto que necesitas para hacerla realidad, porque dependiendo el valor de tu meta y el tiempo que te pueda tomar juntar esa cantidad de dinero, es el tiempo en que definirás tu fecha ya sea en meses o años.

Retomando los ejemplos anteriores, si el automóvil de tus sueños tiene en valor de $250,000 MXN ($12,500 USD aprox.), y tu salario es de $15,000 MXN mensual, y tienes la capacidad para ahorrar $2,000 MXN al mes. Además, en la planta donde trabajas tienen su cuenta de ahorro y recibes por lo general $40,000 MXN. Por lo tanto, si tu meta es juntar para el enganche (donde te piden en 20% del valor del carro) de ese vehículo y las primeras mensualidades, entonces tenemos que:

En un año y medio, alcanzas a acumular dinero para tu enganche y para algunas mensualidades, suponiendo que en el lugar donde lo compras te dicen que el lapso para pagar tu vehículo es a 5 años, tus mensualidades serían de $4,200 aproximadamente.

Por lo tanto, tu presupuesto lo adaptarás al tiempo que puedas lograrlo, lo importante es asignarlo para tu meta y seas constante. Para este mismo ejemplo, tu plan de presupuesto se desglosaría de la siguiente manera:

Año uno

Año dos

Con este ejemplo se puede ilustrar la forma en cómo podemos realizar nuestro presupuesto para la meta: el ahorro mensual que vamos a destinar y el tiempo que destinaremos hasta que lleguemos a la cantidad que nos interesa.

Como verás, la fecha y el presupuesto son como la uña y la mugre, siempre juntos

Así que, mientras investigues cuánto cuesta tu meta, establezcas una fecha y el presupuesto, verás que no es imposible hacerla realidad.

Creo firmemente que esta es la razón por la que mucha gente se desanima a hacer sus propios sueños realidad, porque no se atreven a averiguar lo que les costaría, el tiempo que les tomaría lograrlo y cómo administrar su dinero para concretarlo.

Piensan que es imposible y que jamás lo lograrán, pero cualquiera que lo desee puede hacerlo.

Si lo que te obstaculiza es tu salario, siempre hay alternativas como reducir tus gastos o buscar cómo generar ingresos extras para cumplir con tus metas.


Te invito a leer “Por qué deberías buscar ingresos extras aunque tengas trabajo estable”.


¡Qué esperas para alcanzar tus metas! No postergues más lo que siempre has querido hacer. Averigua el valor de tu meta, define tu presupuesto y fecha. Lo que importa es la perseverancia y que no olvides que el beneficio es para ti. Cuando lo logres, sabrás la satisfacción enorme que esto trae consigo, y que no era “imposible” como creías.


Platícame en los comentarios si vas a aplicar tu Plan de presupuesto para tus metas.


Obtén la Mini Guía del Método Kakebo ¡GRATIS!

Sólo suscríbete a El Rincón de las Cosas


Respetamos tu privacidad

    Suscríbete a El Rincón de las Cosas

    y obtén la Mini Guía del Método Kakebo totalmente ¡GRATIS!


    Respetamos tu privacidad