¡Haz rendir tu salario con el método Kakebo!

Utiliza esta técnica japonesa para ahorrar de una vez por todas.

Monedas y calculadora sobre la mesa
Photo by Breakingpic

¿En verdad el método Kakebo funciona?

Llega el día de paga y ya sabes que tu salario, así como fue depositado así se irá, porque ya lo tienes destinado en pagar deudas y recibos. El hecho de que no quede algo para ti quizá te hace sentir frustrado y desesperado por que llegue la siguiente paga. Sientes que tu dinero no te rinde y que prácticamente el 100% de tu sueldo se vaya en puras deudas.

Este caso es muy común entre la población porque nos hacen falta mejores prácticas con nuestras finanzas. Tenemos la ideología de gastar todos nuestros recursos monetarios en cuanto nos caen en las manos porque “para eso nos matamos trabajando, para gastar el dinero”. Sin embargo, como humanos, siempre anhelamos más, y al vernos limitados financieramente, perdemos esperanza de que lo que deseamos podamos lograrlo.

Todos podemos lograr lo que queramos, sólo es cuestión de disciplina y constancia. Y hablando de disciplina… Algo que sabemos los habitantes de Occidente es que los de Oriente son personas muy disciplinadas, razón por la que logran mantener el balance en sus vidas. Por ejemplo, las buenas prácticas realizadas en las escuelas, en las calles y sus hogares. Entre los destacables de Oriente por su disciplina en cualquier ámbito son los japoneses. Algunos de los métodos desarrollados por ellos los hemos copiado gran parte del planeta. Al ser una sociedad que cree en el equilibrio del entorno, su estilo de vida e ideologías son perfectamente compatibles con técnicas aplicables en diferentes sectores: desde las grandes industrias hasta las actividades caseras comunes.

Método Kakebo
Photo by Nattakorn Maneerat

En base a sus creencias, los japoneses hacen uso diario de su libro contable o Kakebo, donde mantienen el registro diario de sus gastos y se plantean metas de ahorro para alcanzar sus objetivos. Pero ¿qué es el método Kakebo? Kakebo, en palabras de una de las autoras exponentes más populares de esta técnica, Fumiko Chiba, es “el arte japonés de ahorrar dinero”.  Con el método Kakebo puedes ahorrar el 35% de tu salario, porque el secreto no es dejar de gastar, sino saber gastar.

Hablemos un poco del origen del método Kakebo y cultura japonesa:

El Kakebo es una práctica que se lleva a cabo desde hace más de 100 años. De acuerdo con Fumiko Chiba, la persona que popularizó este sencillo pero efectivo estilo de análisis financiero fue la primera periodista mujer en el país de la bandera “marcada por el Sol”, Hani Motoko. El objetivo original de Motoko fue concientizar a las amas de casa de gestionar los gastos del hogar, dándoles el poder de tomar las decisiones financieras.

El gobierno japonés fue quien promocionó el uso del método Kakebo a la población en tiempos de posguerra para que aprendieran a manejar inteligentemente su dinero durante el siglo XX (se sabe que en este siglo, Japón estuvo en constante actividad bélica, siendo la más reconocida a nivel global su participación en la Segunda Guerra Mundial). Además, el objetivo de las autoridades fue que la economía de este país de Oriente compitiera contra las grandes de Occidente. Fue así como el uso del Kakebo brindó las oportunidades de gestión económica a todos sus habitantes, posibilitando el ahorro personal en las familias de todas las categorías sociales.

En la actualidad, esta técnica de ahorro y control de gastos continúa como costumbre en la población del país del Samurái, por su simplicidad y eficacia.  La sociedad “del sol naciente” sigue utilizando mayormente dinero en efectivo en lugar de tarjetas bancarias, lo que les ha permitido reflexionar su uso, categorizarlo de acuerdo con el gasto presupuestado (por ejemplo, la renta) y mantenerlo guardado en sobres para no sobrepasarse.



Ahora que sabemos el origen de esta disciplina y su efectividad, veamos cómo podemos poner en práctica el método Kakebo.

Primero, debemos tomar en cuenta nuestros ingresos totales. En éstos se consideran el salario neto mensual (el que está libre de impuestos) y otros que nos den entradas de dinero, como pueden ser las ganancias por rentar una casa o por vender productos por internet.

Segundo, hay que considerar todos aquellos gastos fijos que mes con mes no faltan, como la mensualidad de la casa o renta, la luz, el gas, el internet… Es importante mencionar que los gastos fijos son totalmente diferentes de los gastos opcionales. Los gastos opcionales no son una obligación periódica, mas bien son aquellos que puedes reemplazar por otros más económicos, como el transporte. En lugar de utilizar la app para solicitar un servicio de transporte, optas por el transporte público.

Tercero, la meta de ahorro del mes que queremos alcanzar.

Cuarto, al tener claro nuestros ingresos, los gastos fijos y la meta de ahorro, podemos realizar el presupuesto mensual y proceder a apuntar los gastos diarios que vayamos teniendo en el transcurso del día, semana a semana, hasta completar el mes para tener un total de lo que gastamos y pudimos ahorrar. Si no logramos ahorrar, estos apuntes nos servirán para saber dónde estamos gastando de más. Para estos casos, la tarea del siguiente mes será reducirlo para alcanzar el objetivo principal de usar el Kakebo: AHORRAR SABIENDO GASTAR.

Aquí un ejemplo práctico para entender el proceso del presupuesto mensual :

presupuesto mensual en método Kakebo

Una vez hecho el presupuesto mensual, hay que realizar el registro diario de los gastos que tengamos durante todos los días de la semana. La forma correcta de realizar los registros es clasificándolos por categoría, por ejemplo: transporte, comidas, entretenimiento, vestimenta, etcétera. Aquí un ejemplo práctico de cómo llevar a cabo esta parte del método Kakebo.

registro de gastos semanales en método Kakebo

¿Cómo podemos darnos cuenta de que ahorramos realmente?

Revisa en tu gasto total de la semana si está por debajo de lo calculado en el presupuesto mensual. Si es menor, el ahorro se logró durante ese lapso; si es mayor, entonces hay que procurar que en la siguiente semana se logre un ahorro reduciendo el que haya salido más alto. Para ver logros, es importante mantener la constancia en el registro de todos los centavos que salgan de nuestros bolsillos para imponernos tareas para ahorrar.

Como verás, el método Kabebo es fácil de realizar y cualquiera puede llevarlo a la práctica. Mantener la disciplina del control de nuestros gastos y reducirlos ayudará a que el salario sea más rendidor. Esta técnica nos ayuda a reflexionar la forma en cómo estamos gastando nuestro dinero y a pensar estrategias que nos den apoyo para reducir esos gastos caros que quizá realmente ni necesitábamos.

Los gastos esporádicos como los viajes, bodas, festivales o cualquier otro evento especial no son considerados como gastos diarios para el Kakebo. Sin embargo, si los registramos durante el año nos ayudará a saber la frecuencia en la que aparecen. Además, el ahorro que adquiramos mensualmente será de utilidad para tener capacidad financiera de cubrirlos sin necesidad de que nos restrinjamos. Al final de cuentas, la razón por la que deseamos que nos rinda el dinero es para poder darnos gustitos de vez en cuando.

Entonces, ¿estás listo para aplicar un poco de sabiduría japonesa a tu vida? ¿estás listo para el método Kakebo? Deja en los comentarios si crees que esta técnica te sería útil para controlar mejor tu rutina.

¿Interesado en saber más tips de ahorro? Entra al siguiente enlace.

Leave a Comment